¿Qué es el lodo negro?

El lodo negro es una sustancia gelatinosa que se puede encontrar en los motores de combustión interna. Es causado, por ejemplo, por problemas mecánicos como un sistema de ventilación del cárter que no funciona. Otra causa común son demasiados viajes cortos en los que el motor no alcanza la temperatura de funcionamiento con la suficiente frecuencia.

¿Cuáles son las consecuencias del lodo negro?

El lodo negro en el aceite del motor hace que el aceite pierda su efecto lubricante. Además, la sustancia similar a un gel se endurece con relativa rapidez, lo que puede provocar obstrucciones en los canales de aceite y problemas mecánicos, como anillos de pistón atascados. Por supuesto, hay mucho más daño mecánico cuando los conductos de aceite se obstruyen, ya que entonces se pierde la lubricación en ciertos puntos del motor.

¿Qué puedo hacer para evitar el lodo negro?

Debe evitarse siempre la formación de lodos negros. Finalmente, como se describió anteriormente, las consecuencias pueden ser graves. Hay varias cosas que puede hacer usted mismo para evitar que esto suceda. En primer lugar, es importante cambiar el aceite siempre a tiempo. El aceite pierde su poder lubricante con el tiempo, en parte porque siempre está presente alguna forma de contaminación. Los intervalos de cambio de aceite demasiado largos son a menudo la causa de problemas con el automóvil. Recomendamos cambiar el aceite cada 10.000 kilómetros.

Además, puede ser útil realizar un lavado de motor de actualización 1 en 3. Puede aplicarlo usted mismo si es un poco hábil, pero también puede solicitarlo en su taller. Finalmente, con el espíritu de prevención en lugar de curar, recomendamos usar un aditivo de aceite a base de teflón. Dicho producto crea una capa de teflón dentro del motor. Esta capa de teflón tiene un efecto de dos caras. Por un lado, protege el motor contra el desgaste, pero por otro lado también asegura que los contaminantes sean menos propensos a adherirse al motor. Es decir, evita la contaminación y por tanto la formación de “lodos negros”.